El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Megatrade Noticias

Puerto de Mar del Plata, denuncian que los buques inactivos paralizan la actividad

El puerto de Mar del Plata es un depósito de buques inactivos y chatarra y lo que se ha hecho en estos años no ha cambiado esa situación, generando no solo problemas operativos sino daños al medio ambiente. Esto muestra una serie de fotografías y datos que presentó el operador Terminal de Con- tenedores 2 (TC2), hace tiempo enfrentado con el Consorcio de Gestión del Puerto. Una pelea que se da normalmente en los medios locales de “La feliz”, - con acusaciones cruzadas de todo tipo- pero que esta vez se trasladó a Buenos Aires, con una conferencia de prensa donde estuvieron medios nacionales, que organizó TC2. Este opera un depósito y hace la estiba de buques portacontenedores que llegan a MDP.

El punto que volvió a poner en vilo este enfrentamiento – que tuvo situaciones pesadas en los últimos tiempos- fue la salida de la operación de uno de los servicios que tocan el Puerto de Mar del Plata, precisamente de MSC que decidió retirar un buque que tenía grúas propias (recordamos que el muelle es público y no cuenta con grúas - tampoco TC2 que hace toda la estiba en tierra y en barco con los equipos del barco-. De todas maneras, según los que saben, esta salida de servicio se puede tomar como una decisión de las tantas que una naviera global toma dependiendo de la situación del tráfico sacando o poniendo buques. Así sólo queda el servicio de Maersk, que en definitiva se lleva toda la carga, aunque el puerto este menos activo y ante menos opciones. Así los cargadores puedan tender a mandar el contenedor a Buenos Aires y salir por allí. Un dato no menor es que los servicios que tocan puertos del Sur como el de MDP conectan con buques oceánicos en Montevideo o Brasil, no en Buenos Aires.

Problemas de espacio
Más allá de las discusiones entre estas dos partes, - por ejemplo TC2 quiere que le den la exclusividad del muelle público que tiene al lado de su depósito, cosa que el Consorcio no esta dispuesto a hacer (al menos la autoridad actual), la presentación de TC2 ante la prensa apuntó en principio a denostar la situación en general del puerto, limitado en su espacio y operatividad por la enorme cantidad de buques parados impidiendo desarrollos en diversos sitios, contradiciendo, según se señaló, lo que dice la autoridad de que “falta esp
acio para nuevos emprendimientos”. “El principal puerto pesquero del país, se encuentra en un estado de absoluta desidia y abandono, con más de 50 barcos hundidos, semihundidos y/o abandonados ocupan sus muelles”, djo la gente de TC2 y propone que haya un plan de contingencia para sacar los mismos.
Está el antecedente de un plan similar en la década pasada que llevó al retiro de casi 30 barcos en similar situación. Pero cuando se terminó el operativo, unos años después volvieron a acumularse el doble de unidades.
La gente de TC2 advirtió que la pesca es una actividad netamente exportadora y generadora de divisas: exporta el 90% de lo que produce. Pero esa riqueza se percibe cada vez menos en Mar del Plata, la segunda ciudad del país con mayor desempleo (11,8%).
“Un puerto improductivo es una amenaza al desarrollo económico que generan las divisas del comercio exterior, y el de Mar del Plata está sufriendo pésimas administraciones desde hace años, que provocan que las cargas no salgan por el puerto que la industria pesquera tiene a escasas cuadras de sus plantas, sino que recorran 400 kilómetros hasta los puertos de Buenos Aires”, indicó Emilio Bustamante, uno de los directores de Terminal de Contenedores 2. Allí presentó una auditoría “que evidencia la precariedad en la que se trabaja”, dijo. En efecto, las estadísticas mostradas, con imágenes de dron a lo largo de más de un mes, muestran buques sin movimientos, hundidos y semihundidos.
Esas imágenes se cotejaron con los registros del Consejo Federal Pesquero, y la gente de TC2 constató que hay barcos que están sin actividad, abandonados entre 10 y 20 años, provocando un creciente daño ambiental al hundirse. Incluso algunos de ellos inactivos aún mantienen permisos de pesca, o están allí cuando ya fueron transferidos a otros buques...
Los barcos abandonados, “atados” uno al lado del otro hasta sumar un bloque de 11 buques, se mezclan con los que sí salen a pescar calamar o langostino: pero, para zarpar, deben mover “los bloques de entre 3 y 7 buques” totalmente inactivos, con los costos que supone – unos $100.000 por movimiento por ejemplo-, como el uso de remolcadores en espacios limitados cuando en realidad no se necesitarían.
Alberto Ovejero, otro de los directores de Tc2, planteó que hay pequeños negocios que hacen que no se cambie el statu quo. Será que el negocio pasa por ese tipo de movidas que piensa en un puerto chico y no en un desarrollo en grande para Mar del Plata y su región?, intuye la gente de TC2..
El análisis muestra sección por sección del puerto con buques parados que impiden operar en la carga y descarga y desarrollar áreas específicas - precisamente de 10 secciones ocupan 1400 mts. de muelle que podrían utilizarse en forma productiva-.
El Consorcio, de todos modos no coincide con esos datos. “La autoridad portuaria nos dice que no hay espacio. Pero una auditoría realizada por equipos de técnicos independientes, formados en la UTN, demostró que no es así: no falta espacio, sobran buques inactivos”, amplió Bustamante.
Los documentos de la auditoría revelaron que hay espacios vitales y operativos que podrían utilizarse pero que son usados como “estacionamiento” de barcos abandonados, de barcos que tienen asiento en la Patagonia pero que amarran en Mar del Plata porque es más barato y de buques que, siendo de Mar del Plata, salen “todo el año” a pescar langostino y calamar en el sur, donde descargan, y sólo vuelven cuando termina la temporada: es decir, no descargan en Mar del Plata, sólo usan sus muelles, dijeron. Recordaron, como es evidente, que la industria pesquera cambió mucho en estos años. La gran pesca se da al sur y especialmente el langostino en estos años es un gran negocio, pero como Mar del Plata cobra poco para “estacionar”, los buques salen y no vuelven, salvo para hacer la última descarga mucho tiempo después.
“En promedio, sólo la mitad de la flota operativa del puerto descarga en Mar del Plata, el resto sólo usa los muelles y descarga en otros puertos”; indicó Ovejero – que señaló tener el manejo de 60% de la estiba de la pesca en Mar del Plata - y agregó: “¿Por qué, en un puerto que tiene casi 1400 metros de muelle para operar, nos dicen que no hay espacio cuando, en realidad, lo que hay es un cementerio de buques?”
Lo que advirtieron además es el daño ecológico que esto implica. En primer lugar el óxido que se junta, aguas contaminadas, y además se reserva espacio a operaciones de astilleros que por ejemplo, hacen trabajos a flote algo que, según se dijo, esta totalmente prohibido como lo que sucede en la escollera norte, un “taller a flote”, dijeron. Hay casos paradigmáticos como el del “San Juan 1°” - si es que hoy se lo puede llamar barco- que esta parado hace 20 años entre tantos otros. “La pesca, como principal industria del puerto, es menos competitiva por los altos costos que genera este “cementerio de buques”, pero tiene una responsabilidad en el statu quo imperante, que impide el desarrollo del comercio exterior en contenedores”, amplió Bustamante.
En su momento el Consorcio planteó ir traspasando los buques inactivos al varadero de la Armada que le cedió al Ente hace un tiempo, a partir de la presión del ministerio de Transporte. Se trata de un plan de desgauace comenzando con 15 buques inactivos listos para trasladar a ese lugar que se esta adecuando, ya que no tenía condiciones. Se empezaría con el Mar Azul y el Chiarpesca 57 este mes, dicen desde el Consorcio de Gestión.
Según la gente de TC2, con esta situación, el comercio exterior de Mar del Plata y alrededores, es menos competitivo porque sin un puerto previsible, se recurre al puerto de Buenos Aires (800 km en total: 400 para ir a buscar el contenedor vacío, y otros 400 devolviendo el contenedor cargado) cuando a escasos kilómetros tienen la posibilidad de operar con el mundo.
De paso la gente de la terminal hizo un paralelismo con la propuesta de inversión que hizo hace un tiempo para el desarrollo de una terminal en el área de silos, en una licitación que quedó desierta y donde el objetivo era convertir al puerto en un centro multipropósito. Allí el Consorcio viene argumentando que el historial de TC2 en el puerto no ayudó a que esa propuesta avance, cosa que Bustamante y Ovejero rechazan totalmente-. “Presentamos una iniciativa privada para invertir más de US$ 30 millones en una terminal de contenedores, para renovar parte del puerto. No sólo fue ignorada por el Consorcio Portuario sino que lanzaron una licitación con serias falencias técnicas”, añadió Ovejero.
“Las dos líneas navieras más importantes del mundo (Maersk y MSC) tenían buques regulares en Mar del Plata donde bajan contenedores con importación (por ejemplo, insumos para el Parque Industrial o café para Cabrales) y levantaban contenedores con exportación (productos de la pesca, alfajores Havanna o kiwis, entre otros). Pero la imprevisibilidad, los costos y el desmanejo portuario provocaron que MSC decidiera abandonar el puerto. Así, las pymes y grandes empresas de la región ven sus costos incrementarse al tener que recurrir a Buenos Aires”, dijeron, aunque ese no es el argumento que da la línea y tampoco el Consorcio que lamenta la salida del buque de MSC pero lo limita a una decisión de la naviera que tiene que ver con un recambio de buque. Unos 100 teus semanales para el puerto puede ser mucho y quizá no tanto para una naviera, más si puede llegar a un acuerdo de espacio con otra línea..

DesignsByDkogan