En puertos, vías navegables y marina mercante. Difícil gestionar con poco presupuesto

Ante el despido de Leonardo Cabrera, el actual secretario de Transporte de la Nación, Diego Giuliano se hizo cargo del área de la subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante hasta que se designe una nueva autoridad. Por estas horas hay diferencias entre alguien de la política que está en AGP y gente del gremio de dragado para asumir dicho cargo. Tampoco queda mucho tiempo a la actual administración frente a las elecciones, para hacer algo distinto; salvo que la SSPVNyMM trabaje en sinergía con AGP.
Se trata de un cargo que salvo para hacer política, no atrae mucho por la escaces de presupuesto que maneja el organismo y de falta de peso político y que necesita de más profesionales especializados. Esto, especialmente frente al presupuesto que maneja AGP, más aún ahora, que viene asumiendo más responsabilidades que el “pequeño” papel de gestionar Puerto Nuevo y que además tiene el ingreso del peaje de la hidrovía o VNT. Al mismo tiempo, está el Ente de Control de la Hidrovía que si bien no ha tenido demasiado avance en cuanto a su objetivo de determinar la licitación de la concesión, le quita responsabilidades a la SSPVNyMM.
No es extraño que desde hace años se designen en varios de los puestos del su organigrama a gente de la burocracia política de distintos ámbitos que pueda utilizar ese espacio para luego saltar a otro lado con más exposición.
Todo esto se da en un contexto, donde la idea de cierto oficialismo es insistir con que el “campo” no es del que produce sino que es de los burócratas que se aprovechan de él, y así se quiere manejar el comercio exterior, los puertos, y las vías navegables.
Temas como el convenio de dragado con Yacyretá, la habilitación definitiva de los puertos públicos, zonas portuarias de libre operación, y dragado de los pasos críticos y de la vía navegable troncal, además del canal Magdalena, aunque lo maneja AGP, son los que viene manejando el organismo en materia de puertos y ríos. Tenemos el pensamiento de Giuliano sobre algunos de los puntos donde cierta política quiere insertarse – para igualar para abajo, como es costumbre- en un reciente programa televisivo que sigue aquél relato, donde aparece una variopinta cantidad de “expertos” de café, alguno que otro con rango de consejero oficial, otro relegado de algún cargo que tiene que contentarse con alguna Fundación, desde donde se recomienda cómo hacer un comercio exterior manejado por el Estado, con soberanía nacional, con el respecto a la ecología, y sobre todo con “opinión experta” sobre la necesidad del “canal Magdalena” – en realidad un proyecto que parece terminar siendo como tapón para los avances que tuvo la producción en 30 años y que hace rato que está paralizada por la incertidumbre que aporta la política-. Allí, en un pequeño espacio de ese programa, el secretario de Transporte, a cargo de la subsecretaria, señala ante la insistencia del conductor del programa de seguir el lema: “Magdalena sí, Uruguay no” lo siguiente: “El dragado es una iniciativa publico privada. El Canal Magdalena, es uno de los extremos fundamentales. Es una salida histórica, algo que debía haberse integrado hace mucho tiempo. Ambas salidas deben funcionar como complemento.
Primero tiene que haber una herramienta nacional y es el canal Magdalena, y aprovechar otros instrumentos para el desarrollo de las economías regionales. El nuevo modelo tiene que ver con una participación mucho mayor de los principales interesados, como son las provincias costeras, y llegar al pequeño acopio al pequeño productor para bajar sus costos logísticos, que apunta a transformar al país con una opinión federal. Producir en Salta no tiene que ser una desventaja por estar alejado de los puertos, hay que acercar los puertos a los productores”. Y así debe ser….
© Copyright 2014 Revista Megatrade | Todos los derechos reservados
contacto@revistamegatrade.com.ar