Uruguay avanza como hub de servicios y mucho más

¿Suena extraño que un emprendedor argentino promueva las ventajas de invertir en Uruguay y destaque la experiencia de vida que significa trabajar en este país? Pues bien Sebastián Migoya, lo hace. Uno de los fundadores y CEO de la multinacional tecnológica Globant, está feliz de radicarse en Uruguay, un país donde dice, “los empresarios piden reglas para jugar y lo dejan jugar y no nos mueven el arco permanente”. No resulta extraña la frase de uno de los emprendedores tecnológicos uruguayos, Nicolás Jodal, CEO, GeneXus: “Trajimos a vivir a Uruguay a todos los fundadores de Globant, esperemos que también venga Martín Umaran”. Migoya, Guibert Englebienne, y Néstor Nocetti, ya están en el “paisito”…. Globant es una empresa de ingeniería de software y tecnología de la información originaria de Argentina con sede en Luxemburgo. Cuenta con más de 17.000 profesionales y está presente en 18 países trabajando para compañías como Google, Rockwell Automation, Electronic Arts y Santander. Es considerada como uno de los cuatro unicornios argentinos —empresas emergentes de tecnología con un valor superior a los mil millones de dólares— junto a MercadoLibre, Olx y Despegar. Migoya y Jonal participaron junto a Jacobo Singer, presidente de dLocal, del seminario de Ciudades Latinoamericanas, Montevideo, un ciclo con destaques de cada país de la región, organizado por el Council of Americas. El encuentro fue moderado por Susan Segal, presidenta y CEO, del COA quien resaltó el perfil de servicios tecnológicos que se da en Uruguay, cuando hay países de Latinoamérica que no apuntan tanto a la digitalización. En ese sentido preguntó cómo convencer a la gente de que emprender este camino es importante. Omar Paganini, ministro de Industria, Energía y Minería uruguayo, señaló que el país apunta a los servicios digitales, que representa uno de los principales rubros de exportación. “Siempre los empresarios están pensando en exportar, pero hoy no alcanza con ser una start up de garaje”, dijo. Además el gobierno trabaja fuerte en la promoción de energías renovables. El objetivo es transformar su generación eléctrica, hoy 97% renovable con eólica y biomasa. Hoy es el segundo productor con participación de energía eólica después de Dinamarca. “Esto tiene que ver con políticas públicas e inversión privada”, dijo. El nuevo desafío advirtió, es transformar el resto de la matriz energética, sobre todo en lo que es movilidad (transporte) y allí, dijo, puede jugar su rol el hidrógeno verde. En la era de la descarbonización, muchos países no tienen tanto para producir energía renovable. Uno de los puntos a resolver y que se está analizando en estos tiempos, es la tecnología a utilizar para transportar el hidrógeno luego de producirlo y regenerarlo en destino. En este contexto se busca una mayor vinculación de Uruguay con el mundo, “queremos ser un hub internacional en lo tecnológico”, agregó, una suerte de “Tesy Uruguay”, para probar nuevas tecnologías y así atraer gente calificada “que pruebe cómo se vive y cómo son los productos uruguayos”, dijo. En ese sentido está el H2U, un proyecto de hidrógeno verde, con pilotos de aprendizaje para ser utilizado en el transporte y la industria – como ser flotas a gas natural-, que cuenta con apoyo público y desde allí venderle al mundo. “Aquí se puede instalar un hub de hidrogeno verde aprovechando los fondos públicos de distintos países”, añadió Paganini. En ese sentido hay un acuerdo con el puerto de Rotterdam para desarrollar el transporte de hidrógeno a esa terminal. “Vemos que es viable en costos y estamos buscando proyectos de inversión. Hoy el mundo presenta grandes oportunidades. Queremos avanzar en áreas de valor agregado pero no queremos al Estado como empresario sino como facilitador”, agregó En lo que es el desarrollo tecnológico; Migoya señaló que Uruguay es un centro de atracción a nivel global, “he visto cientos y miles de personas que han refundado sus vidas aquí. El desafío es la producción de talento, la educación, el entrenamiento, dando oportunidades a los jóvenes”, señaló. Asimismo, resaltó el cambio que se dio en el mundo en estos tiempos de pandemia. Insistió en que hay que tener la inteligencia para aprovechar la tecnología y que Uruguay se lució en esta materia. “Sin las soluciones que aportó la tecnología, esta pandemia podría haber durado cinco años. Hoy tenemos soluciones efectivas. Es un milagro tecnológico y Uruguay estuvo en primera fila”, agregó. Allí el empresario sabe que el gobierno mantiene las reglas de juego, que sabe que la gente se puede desarrollar, instalarse, “es importante entrenarse en tecnología”, advirtió. Así más allá de la vocación del gobierno, señaló la necesidad de generar talento y capacitar. Por ejemplo, poner a 200 mil personas a entrenar llevará a generar por lejos el primer ingreso de divisas para el país. Y no es una propuesta alocada. Globant que está hace más de una década en Uruguay, refuerza su presencia allí anunciando la contratación de más de 350 profesionales para finales de este año. Inauguró oficinas en Montevideo – donde piensa invertir U$60 millones y duplicar ese número de gente en tres años- acto en el que estuvo presente el presidente Luis Lacalle Pou y la vicepresidenta Beatriz Argimón. Globant opera para el mercado internacional desde la zona franca Aguada Park, un complejo de 55.000 metros cuadrados emplazado en Montevideo y donde también lo hace otro gigante como lo es Mercado Libre donde también tiene oficinas. El espacio de la nueva oficina corporativa de Montevideo WTC de Globant, es el primero que se inaugura con el nuevo concepto New Normal post Covid19, una tipología pensada para las nuevas circunstancias y metodologías de trabajo. La oficina representa un centro de comunión de los grupos de trabajo, un lugar donde encontrarse con los colaboradores y clientes e interactuar tanto en lo profesional como en lo social. Con un diseño de vanguardia, la nueva tipología de oficina ofrece nuevos y distintos formatos de trabajo, como por ejemplo mesones de trabajo, áreas de Lounge tipo Cowork, mesas regulables en altura y móviles, sillones insonorizados, phone booths y multiplicidad de salas de reunión y capacitación, dicen fuentes de la empresa. “Uruguay fue el primer país fuera de la Argentina donde desembarcó Globant, siempre persiguiendo el sueño de llevar oportunidades hacia donde está el talento. Hoy estamos más convencidos que nunca de que el país tiene excelente calidad humana y diversas herramientas para potenciar nuestros planes de crecimiento en la región”, sostuvo Migoya en el acto de inauguración de las oficinas. Durante el encuentro del COA, el directivo agregó que hoy existe una oportunidad global, los gobiernos se pelean por atraer este tipo de empresas, ya que es un mercado de 5/7 trillones de dólares para los próximos dos o tres años. “Se trata de la posibilidad de que economías enteras cambien su fuente principal de ingresos. Hay que ver qué hace cada gobierno para promover esa transformación. Durante el encuentro, también expuso Jacobo Singer, que forma parte del primer unicornio de Uruguay, compañía de pagos digitales valorada en U$1.200 millones. Es una suerte de “nómade” digital. “Con este tipo de industria no es necesario “salir al mundo”, pero esto requiere el desarrollo constante de talento. Contamos con la capacidad de estar conectados al mundo, la digitalización termina con las fronteras físicas, el potencial es enorme”, señaló. Por su parte, Nicolás Jodal de GeneXus, resaltó que fue el sector privado que mostró el camino de cómo combatir la pandemia. En Uruguay 2.7 millones de personas utilizan una aplicación por el Covid 19 y así el país se convirtió en un número uno en vacunación. Todo bajo sistema, sin certificado en papel. La vacunación aparece directamente en la historia clínica electrónica que tienen todos los uruguayos. “Es bueno discutir sobre las oportunidades y no sobre los obstáculos. Discutir sobre los obstáculos no genera nada y quita energía, todo lo contario se da cuando se habla sobre oportunidades”, dice Jodal. Añadió que para Uruguay el desarrollo del software es central. Hoy la economía de escala para producir es irrelevante, importa la capacidad de innovación y los países pequeños tienden a ser más innovadores. “Cada niño en Uruguay tiene una notebook, somos líderes en trazabilidad vacuna – 12 millones de vacas trazadas-, este país nunca va a estar en el G20 pero está en el D9, donde participan los más avanzados en gobierno digital. Hoy el punto a resolver es cómo conseguimos más gente capacitada. En nuestra empresa hacemos más software con menos gente, por ejemplo, con un robot que hace programas en forma automática”, explica. Este desarrollo, dice, exige sortear dificultades: escalabilidad, seguridad, “en la realidad evolucionar en esta materia es cada vez ms difícil. Esto se resuelve con más herramientas, no con más gente”, dice. Reconoce que son desarrollos que llevan tiempo. “Hoy ya la historia del emprendedor de garaje si bien existe, no alcanza. La tecnología implica mucho tiempo y en el caso de Uruguay ha sido clave que los gobiernos mantuvieran las políticas. Nuestro principal mercado es Japón que está a 12 horas. El estar lejos físicamente no nos hace sentir que nos falte información ni capacidad de conexión. Están dadas las condiciones para avanzar por nosotros mismos”, cerró
© Copyright 2014 Revista Megatrade | Todos los derechos reservados
contacto@revistamegatrade.com.ar