Bien: aprovechar el “veranito” de la baja de fletes desde Oriente. Mal: Se pueden venir controvertidos fees

Fuertes bajas en los fletes desde Oriente. Según Guillermo Tasello, director de desarrollo de negocios de Gruppe Heinlein, hasta hace pocas semanas, el contenedor de 40 pies desde puertos chinos con escala directa a Buenos Aires, se pagaba un costo que rondaba U$13.000; hoy se puede conseguir por U$6000. Aunque los importadores no deben esperanzarse en que esto sea una tendencia, la razón de la baja tiene que ver, dice Tasello, con el cierre de innumerables fábricas en áreas de influencia de los principales puertos chinos por rebrotes de Covid, sumado a la natural temporada baja del tráfico. Una vez que se retome la actividad se prevé que la acumulación de embarques generará un calentamiento de la demanda de espacios y esto traerá como consecuencia seguros incrementos de tarifas. “Cada línea aplicará sus aumentos de acuerdo a su capacidad ociosa, pero imaginamos que rondará los U$1000/40 para continuar escalando en mayo y junio, quizás en escalas parecidas a las del año pasado durante el segundo semestre”, dice Tasello. Por otro lado señala que varios armadores están evaluando la aplicación del NO SHOW FEE o CARGO POR ROLEO o CANCELACIÓN DE RESERVA (a cargo del exportador). En definitiva, si un exportador cancela su reserva pocos días antes del cut off del barco, pagará una penalidad a la naviera. Según Tasello, dada la grave falta de espacio y equipos, el cargo estaría conceptualmente justificado, pero lo que irrita a los exportadores, advierte, es que se aplica en un momento en el que las navieras están roleando cargas en forma permanente y muchas veces demorando semanas en confirmar algunos bookings. “Como lo que manda es la necesidad de subir las cargas a bordo, parece ser inevitable la aplicación de este tipo de cargos. ¿Será tal la necesidad, en efecto?”, se pregunta.
© Copyright 2014 Revista Megatrade | Todos los derechos reservados
contacto@revistamegatrade.com.ar