Revista

Re-
vis-
ta

Seguinos en nuestras redes

Revista Megatrade

Nota del editor

Estas semanas están cruzadas por la demanda de parte de los gremios embarcados y de puertos por la vacuna – ya los prácticos fueron de los primeros en plantear este tema al tener contacto con las tripulaciones extranjeras especialmente las que tocan Brasil- y las módicas respuestas de las autoridades que van vacunando a cuentagotas. Es verdad que la esencialidad en el comercio exterior y la navegación y los puertos en particular, no la conoce ni el ciudadano de a pie ni la mayoría de los funcionarios. Mientras tanto, los paros en los servicios desconciertan a navieras y cargadores que en estos meses ya no tienen muy en claro cuando los puertos funcionan o no… Un problema regional de escases de vacunas, y medidas derivadas de las mismas, congestión en ciertos puertos, falta de contenedores, logística cara e ineficiente hacen un combo que complica la ya de por sí limitada competitividad de las empresas por la macro. Una situación global que aquí pega de otro modo. Un analista de la industria automotriz nos decía que hoy ser jefe de logística o de planta es un dolor de cabeza mucho mayor, ya que a los problemas propios de los puertos y del transporte se le agrega la reducción de equipos, la falta de insumos esenciales que puedan parar la producción y que tienen que ver con lo escaso de los chips y del acero a nivel global y regional. A esto hay que agregar el adecuarse a las restricciones oficiales al comercio exterior. A esto se agrega, nos dicen los operadores que trabajan día a día, que los organismos públicos vinculados a la actividad desde hace tiempo que vienen quedando desmantelados de gente que sabe en las distintas materias. En particular, en el ámbito del río, por estos días la novedad ha sido la eliminación de la unidad ejecutora de la licitación del SNT que estaba bajo responsabilidad de un especialista en derecho deportivo de confianza del fallecido ministro Meoni, y ahora queda en cabeza de la subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante. Veremos si resiste las presiones de los que quieren cambiar el sistema que tan buenos resultados ha generado en más de 25 años – con las necesarias mejoras- para vaya saber qué invento se da con la «nueva normalidad» a imponer en la navegación de los canales, incorporando quizá empresas oficiales, dragas oficiales, canales oficiales por donde quizá no vayan buques, flotas oficiales, puertos oficiales e incluso que la tierra a producir sea del gobierno y luego las reparta. Eso sí, quizá las deudas e ineficiencias las pague el Estado, o sea todos (o nadie?). Claro que aquellos millennials o centennials que no vivieron otros tiempos, pueden pensar, en términos de buenos y malos o que en qué cabeza cabe que el peaje de las vías navegables las cobre una empresa privada como si fuera una autopista…Es que hay que explicarles que ese Estado – peor hoy en día aún- se quedaría con el dinero para otros menesteres y los canales estarían en 27 pies….Puede ser que les importe igual un rábano y que cuando hablamos de canales piensen en Telefé, TN o C5N… Algún mal intencionado me decía: como podrá un gobierno que no puede generar un plan de vacunación ágil ante el desastre de la pandemia como servicio público de protección a los ciudadanos; asumirse capaz como para manejar una empresa de dragado o una flota nacional, de por sí complejo, como si pudiera compararse una cosa con otra. Además, en qué administración no hubo funcionarios ineptos – como un ministro que para frenar al dólar endeudó unos cuantos miles de millones de dólares al país pero que desde una pituca playa uruguaya ahora critica “el manejo de la deuda con el FMI”- . Esto no significa que las cosas en el Estado necesariamente funcionen mal. En todos lados se cuecen habas… aunque por aquí ya se han quemado hace rato… Por otro lado, mientras en el mundo hay preocupación por la falta de semiconductores de Asia que están frenando a varios sectores industriales de occidente, y los EE.UU. están que trinan; aquí seguimos discutiendo – un volver a vivir- por el freno a las exportaciones de carnes. Muy bien, parece que da gustito al funcionario de turno reeditar este tema. Es verdad… un presidente no puede pagar lo mismo aquí que en París un bife de chorizo…Esto justifica que con estas restricciones se comprometan contratos de exportación, total la exportación forma parte del “eje del mal”… Y los trabajadores?. Ayuda tímida del gobierno o mejor dicho un eventual aporte de todos los contribuyentes, – incluso el de la señora que se pueda quejar de “cómo está el precio de la carne”.…No hay problema…igual la audiencia se renueva…
Mirá la última revista
Mantenete informado
© Copyright 2014 Revista Megatrade | Todos los derechos reservados
contacto@revistamegatrade.com.ar